La ONU, la UE, y Rusia expresan su inquietud por la alta tensión en Jerusalén

WASHINGTON (Sputnik) — El Cuarteto de mediadores internacionales para Oriente Próximo, conformado por la ONU, la Unión Europea, Rusia y EEUU, expresó su profunda preocupación por el agravamiento de la situación en la ciudad vieja de Jerusalén, según se desprende de una declaración del grupo a disposición de Sputnik.

“Los representantes del Cuarteto de mediadores internacionales para Oriente Próximo, conformado por la ONU, la Unión Europea, Rusia y EEUU están profundamente preocupados por el agravamiento de la tensión y los fuertes enfrentamientos que tienen lugar en la ciudad vieja de Jerusalén”, dice el comunicado.

El Cuarteto “condena firmemente los ataques terroristas y lamenta las muertes de las personas inocentes”.

El grupo llamó a garantizar la seguridad en la zona y a “abstenerse de las provocaciones y a trabajar para atenuar la tensión”.

El Cuarteto “saludó las afirmaciones del primer ministro israelí de que el statu quo en los lugares santos se mantendrá y será respetado” y expresó su apoyo a Israel y Jordania en su disposición a cooperar para mantener este estatus.

Los enfrentamientos entre los agentes de la policía israelí y los protestantes contra las restricciones de acceso a la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén se saldaron el viernes pasado con tres palestinos muertos y decenas de palestinos heridos.

Estos choques fueron seguidos por un nuevo atentado: un palestino apuñaló a tres colonos judíos en el asentamiento judío de Halamish, al noroeste de Ramala, en la Cisjordania ocupada.

La Explanada de las Mezquitas fue cerrada por Israel el 14 de julio, cuando un comando integrado por tres árabes israelíes mató a dos policías en la Puerta de los Leones de la ciudad vieja, a escasos metros de la Explanada.

Image Source: Pixabay.com

Los atacantes fueron abatidos poco después por la policía israelí una vez habían entrado en la Explanada.

El 16 de julio la policía colocó portales detectores de metales en los accesos a la Explanada de las Mezquitas, una decisión que los palestinos interpretaron como un cambio unilateral en el statu quo del Santuario donde en la antigüedad estuvo el Templo judío.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, insiste en que los portales solo quieren garantizar la seguridad de los fieles musulmanes y de los visitantes no musulmanes, y no representan un cambio en el statu quo.

Los palestinos ordenaron el cierre de todas las mezquitas de Jerusalén con la intención de que todos los musulmanes fueran a rezar a la Mezquita al Aqsa en protesta por el mantenimiento de los portales.

La policía prohibió el acceso a la ciudad vieja de todos los palestinos menores de 50 años.

Por su parte las autoridades musulmanas prohibieron a los fieles que pasaran bajo los portales y solo algún pequeño grupo desobedeció la orden y accedió a la Mezquita al Aqsa.