El nuevo misil nuclear intercontinental chino ‘pone la mira’ en EEUU

(Sputnik) Los expertos de la Armada china en la actualidad se ocupan de la creación de un novedoso misil balístico intercontinental Julang-3, así lo informan medios chinos. El experto ruso Vasili Kashin comentó a Sputnik la importancia de la aparición de la nueva arma china para las fuerzas estratégicas del gigante asiático.

La información acerca del desarrollo del nuevo misil balístico JL-3 para los submarinos ha estado circulando ya desde hace varios años. El reciente informe del Departamento de Defensa de Estados Unidos acerca del potencial chino confirma que las obras de la creación de este misil sí se llevan a cabo.

Se supone que este misil puede ser instalado en los submarinos nucleares de misiles del proyecto 096.

A principios de agosto, en las redes sociales chinas aparecieron fotos del submarino chino del proyecto 032 que había sido modificado en un astillero en el puerto chino de Dalián. Según informes, aumentaron los tubos de lanzamiento para misiles nucleares del buque, lo que cambió la apariencia del submarino.

Hoy en día, la Armada china cuenta con una agrupación compuesta de cuatro sumergibles del proyecto 094/94G equipado con misiles JL-2. Este es el primer componente de las fuerzas estratégicas nucleares en la historia de China, señala Kashin.

A pesar de que el JL-2 cuenta con un alcance considerable —hasta 8.000 kilómetros—, su capacidad de disuadir al potencial atómico de Estados Unidos es limitada.

Pixabay

El área del patrullaje de los submarinos nucleares chinos de misiles está ubicada en el mar de la China del Sur. Esta es la zona más adecuada para el patrullaje en las aguas adyacentes al territorio chino. La salida de estas naves de los mares locales al océano Pacífico es problemática, ya que habría que atravesar estrechos pequeños, que posiblemente cuentan con la presencia de las Armadas de Estados Unidos y Japón.

Entretanto, una vez lanzados desde el mar de la China del Sur, los misiles JL-2 no serían capaces de alcanzar la parte continental del territorio estadounidense. Estos pueden ser usados para atacar a los aliados de EEUU y sus bases en la región, sin embargo su papel en la disuasión nuclear de Estados Unidos es insuficiente.

China necesita un misil nuclear más potente para sus submarinos, que contaría con un alcance de unos 11.000-13.000 kilómetros, opina el experto.

Se puede esperar que el desarrollo del programa JL-3 sea rápido, agrega. El JL-3 no va a diferir mucho del JL-2, pero el objetivo es aumentar el alcance y ganar experiencia para seguir más adelante, concluyó.